NEWS

Archivo
Nuevos Cielos y Nueva Tierra

IMÁGENES IMPRESIONANTES DEL APOCALIPSIS

 

NUEVOS CIELOS

Y

NUEVA TIERRA

ADVERTENCIA

Expertos lingüistas y estudiosos han concluido que los evangelios  de Mateo, Marcos, Lucas y Juan no fueron escritos por los Apóstoles que llevan su nombre, discípulos de Jesús, sino por autores anónimos. No existe ningún original de ellos sino copias posteriores al siglo primero escritas en griego y no en el arameo que fue la lengua que habló Jesús. Además, se ha determinado que dichas copias sufrieron modificaciones e interpolaciones lo cual quita credibilidad y distorsionan la verdad de lo que haya sido escrito en los textos originales. Los arqueólogos no han podido demostrar que alguno de ellos haya sido escrito en Palestina, el lugar donde Jesús anduvo.

Respecto a las epístolas de Pablo se ha determinado que por lo menos la mitad de ellas no fueron escritas por él y datan por lo menos 20 años después de la muerte de Jesús, lo cual hace que las epístolas sean anteriores a los evangelios. En sus epístolas Pablo no narra datos históricos, obras de Jesús, ni sus dichos  y él mismo admite no haberlo conocido personalmente. Además de ello, presenta un Cristo muy diferente al que se describe en los cuatro evangelios. También el Apocalipsis de Juan presenta a un Cristo diferente, por lo que el gran reformador de la Iglesia, Martin Lutero, le restó importancia.

Por lo cual, añadiendo los innumerables errores y contradicciones en estos escritos, todo el estudio aquí presentado sobre Nuevos Cielos y Nueva Tierra y todo lo relacionado carente de historicidad, basado solamente en la fe, pierde su credibilidad y arriesga quedar totalmente nulo.

Según la Biblia (la cual no es históricamente y científicamente confiable, ni mucho menos palabra inerrante de Dios), su relato es así: 

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más” [Apocalipsis 21:1].

 

Le refiero a mi estudio titulado Lenguaje Profético Figurado para entender mejor este pasaje.

 

¿A que se refiere Juan al decir que vio nuevos cielos y nueva tierra?

 

Nosotros, los occidentales, que vivimos en ésta época, y no somos judíos viviendo en el tiempo de los antiguos Israelitas en el desierto, lo primero que pensamos es que la expresión “cielos” se refiere a lo que para nosotros es el espacio físico de nubes, estrellas, planetas, etc. La “tierra” nos referimos a nuestro planeta con sus bosques, lagos, mares, continentes, etc.

 

Sin embargo, para el antiguo Israelita, la expresión “cielo y tierra” se refería a la Ley dada por Jehová Dios en el monte Sinaí

 

Veamos algunos pasajes que evidencian este hecho.

 

Dt. 4:25-26. “Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis envejecido en la tierra, si os corrompiereis e hiciereis escultura o imagen de cualquier cosa, e hiciereis lo malo ante los ojos de Jehová vuestro Dios, para enojarlo; yo pongo hoy por testigos al cielo y la tierra, que pronto pereceréis totalmente de la tierra hacia la cual pasáis al Jordán para tomar posesión de ella; no estaréis en ella largos días sin que seáis destruidos.”

 

Dt. 30:19. “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tu y tu descendencia.”

 

Dt. 31:26. “Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del Pacto de Jehová vuestro Dios, y esté allí por testigo contra ti.”

 

Dt. 31:28. “Congregad a mi todos los ancianos de vuestras tribus, y a vuestros oficiales, y hablaré en sus oídos estas palabras, y llamaré por testigos contra ellos a los cielos y la tierra.

 

Dios mismo revela en el libro de Isaías su plan de terminar con su antiguo pacto de ley y establecer un nuevo pacto de gracia.

 

Isaías 65:17 dice: “Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni mas vendrá al pensamiento.”

 

Isaías 66:22. “Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mi, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.”

 

El Apóstol Pedro habla de cielos nuevos y tierra nueva refiriéndose al nuevo pacto en Cristo. Los cristianos del tiempo de Cristo no tenían un falso concepto, como lo tienen muchos cristianos de hoy, respecto a lo que es nuevo cielo y nueva tierra.

 

2 Pedro 3:13 dice: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.”

 

Cuando Jesucristo habla del pacto de ley, también usa la expresión “cielo y tierra.”

 

Mt. 5:17-18. “No penséis que he venido a abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

 

Queda, pues, aclarado, que “cielo y tierra” se refieren al antiguo pacto de ley, el cual, según Pablo, habría de desaparecer para dar paso a uno nuevo.

 

He. 8:13. “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

 

…y el mar ya no existía más.

 

El mar representa a todos los pueblos no judíos [con quienes no fue el pacto de ley] y todas las divisiones humanas, particularmente la división existente entre lo judío y lo gentil.

 

Veamos algunos pasajes donde el mar se refiere a los pueblos gentiles.

 

Sal. 65:5. “Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia, Oh Dios de nuestra salvación, esperanza de todos los términos de la tierra, y de los más remotos confines del mar.”

 

Sal. 68:22. “El Señor dijo: De Basan te haré volver; Te haré volver de las profundidades del mar.”

 

Is. 24:14. “Estos alzarán su voz, cantarán gozosos por la grandeza de Jehová; desde el mar darán voces.”

 

Is. 60:4-5. “Alza tus ojos alrededor y mira, todos estos se han juntado, vinieron a ti, tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos. Entonces verás, y resplandecerás; se maravillará y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la multitud del mar, y las riquezas de las naciones hayan venido a ti.”

 

Dn. 7:2-3. “Daniel dijo: Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar. Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.”

 

Ap. 17:1. “Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas.”

 

El Apóstol Pablo dice en  Galatas 3:28: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”

 

En el reino de Cristo, en el Nuevo Pacto de Gracia, ya no hay divisiones como indicara San Pablo y Juan en el Apocalipsis.

 

Conclusión: Ya los nuevos cielos y la tierra nueva que vio Juan en su Apocalipsis han sido creados, y el mar ya no existe más.

 

4/21/08

 

II

Para una mayor comprensión de la frase “cielos y tierra” según se usa en el Antiguo y Nuevo Testamento, le refiero al artículo de Brian Maxwell titulado “Los Cielos y la Tierra.” Sentimos no tener una traducción al Español.

www.newcreationministries.tv/the-heavens-and-the-earth.html

 

Copyright (c)2007 IGLESIA INTERNACIONAL REFORMISTA & OurChurch.com
Web Hosting and Design by OurChurch.Com | Administrator